Gremiales institucionales

El perverso Lombardi despidió a 354 trabajadores de prensa en Télam. Los trabajadores resisten la medida con paro y ocupación pacífica en las sedes de la agencia estatal.

*Por Redacción

Los trabajadores de Télam decidieron un paro total de actividades  con la ocupación y permanencia pacífica en las dos sedes porteñas de la agencia, tras la decisión de Hernám Lombardi de despedir a 354 trabajadores de prensa en el marco de lo que, de manera cínica, denominó  “re-estructuración empresaria”.

“Los trabajadores de la agencia, convocados por el Sindicato de Prensa de Buenos Aires  y el Sindicato de Trabajadores de Prensa, celebraron una Asamblea General en la puerta del histórico edificio de Bolívar 531 apenas conocidos los primeros despidos. Se recordaron las exitosas experiencias que revirtieron los cierres de 1996 y 2000, cuando la agencia también era presidida por Rodolfo Pousá, el actual presidente, y se exhortó a pelear por defender la existencia de Télam y los medios públicos”, detallaron fuentes sindicales.

Los trabajadores de prensa denunciaron que “con un extraordinario nivel de cinismo y perversión, Lombardi anunció los despidos masivos como una buena noticia, con un llamado a construir una “nueva Télam” luego de promover una suerte de limpieza ideológica de aquellos trabajadores que -dijo- ingresaron en el gobierno anterior”.

“Un discurso insostenible y falso. Los despidos consumados hoy responden a trabajadores de todos los sectores, de toda antigüedad, de todas las pertenencias políticas. Lo que hay es un desguace: un proyecto para desmantelar a los medios bajo gestión estatal y entregar el sistema de medios en favor del capital concentrado de la industria”, indicaron desde las organizaciones gremiales.

La decisión de Lombardi se enmarca en la avanzada oficial contra la estabilidad laboral y atentan directamente contra la libertad de expresión en los medios públicos. La intención es vaciar la agencia nacional y disciplinar a los periodistas con la amenaza permanente sobre sus puestos de trabajo. Rodolfo Pousá, actual presidente de la empresa estatal, actúa como alcahuete del poder, pretende poner de rodillas a Télam para propiciar escenarios de negocios en detrimento de las fuentes laborales. Censura y persecución ideológica son los enclaves de la gestión neoliberal en la empresa.

Subir