Puerto Base

Los trabajadores portuarios prometen lucha si las empresas no cambian su postura de aumento cero.

*Por Redacción
La Federación Marítima, Portuaria y de la Industria Naval de la República Argentina, que lidera Juan Carlos Schmud, dio cuenta que el sector empresarial reiteró su postura intransigente en el marco de la negociación por el cierre de la negociación paritaria del período 2018-2019. Los representantes de la empresas multinacionales del Puerto de Buenos Aires insistieron en su pstura de incumplir con lo pautado por lo que crece la tensión en las bases.
“Después de largas horas de discusión, se pasó a un cuarto intermedio porque desde el sector empresario siguen firmes en su postura de no cumplir con el acuerdo –revisión de los salarios- firmado en agosto y ratificado en noviembre ante el Ministerio”, informaron desde la FeMPINRA.
Tras la reunión, realizada en la sede de la Secretaría de Trabajo, en el contexto de la conciliación obligatoria aun vigente, Deniel Maciel, delegado del Sindicato de Guincheros, manifestó que “no hay novedades positivas, lamentablemente, para los trabajadores, las empresas mantienen su postura. Pero hoy, del lado de los trabajadores y sus representantes nos cansamos de ir solamente a sentarnos a pasar la hora”. 
“Planteamos que es la última reunión que vamos sin sentido. Nosotros no queremos llegar a una medida de fuerza pero ante esta situación, de las empresas a negarse a dar el aumento y ante la pasividad del Estado de sentar a las partes y negociar, esto, lamentablemente va a desembocar en un conflicto”, aseguró el delegado gremial en el programa Puerto Base.
Maciel aseguró que entre los trabajadores “la incertidumbre es total, la angustia de los compañeros es literal, llegar al vestuario y ver a compañeros de 50 años, cuarenta y pico de años, que están lagrimeando, que los encontrás tristes”. 
Finalmente, tras la fallida reunión, se pasó a cuarto intermedio hasta el próximo 22 de abril. La expectativas no son las mejores para los trabajadores lo que incrementó la tensión en el sector. Las empresas portuarias recurren a un viejo argumento para que sean los trabajadores paguen la crisis producida por el gobierno nacional y así poder mantener sus márgenes de
 

Subir