Gremiales institucionales

Trabajadores de Vialidad en estado de alerta y movilización ante el vaciamiento y desguace del organismo.

El Sindicato de Trabajadores Viales y Afines de la República Argentina, que conduce  César González, se declaró en estado de alerta y movilización ante el “vaciamiento y desguace” de la  Dirección Nacional de Vialidad. El gremio denunció despidos por el cierre de las cinco escuelas técnicas viales que funcionan en todo el país.

Desde la organización sindical manifestaron que “exigimos la inmediata reapertura de las Escuelas Técnicas en conjunto con la reincorporación y pago a los 300 docentes. Todo se ve agravado ante los inminentes despidos de 200 trabajadores que componen la DNV, en el marco de la privatización del organismo”. 

Graciela Aleñá, Secretaria Adjunta del STVyARA, expresó en tal sentido que “venimos realizando protestas y asambleas denunciando la tercerización de funciones y el cierre de nuestras escuelas de formación”. 

Las cinco escuelas de Vialidad Nacional que funcionan desde el 2005 y albergan a más de 1.200 alumnos tienen sedes en Buenos Aires, Santa Fe, Tucumán, Chubut y Santa Cruz y dependen directamente de la DNV. “Solo seis mil trabajadores atienden la red que se extiende de Usuahia a La Quiaca, y aún así quieren privatizar y echar gente”, denunció Aleñá.

El sindicato tiene la mira puesta en el Administrador General del organismo, Javier Iguacel, tal como señaló la Secretaria Adjunta del gremio:  “Lo que Iguacel hoy ve como un gasto, constituye en realidad una inversión ya que los que se forman luego, su mayoría, ingresan al organismo como profesionales. La realidad es que quieren que todo funcione desde el sector privado, y reducir al máximo nuestro trascendental rol vial que cumplimos para el país”. 

“Los funcionarios deben dejar su soberbia e intransigencia de lado y convocar a una mesa de diálogo en donde podamos resolver mancomunadamente la situación de nuestros trabajadores como el destino de los 1200 alumnos que se forman en las Escuelas y hoy se quedan sin acceso a la educación técnica”, concluyo Aleñá.

Subir